10 De su presencia brotabaun torrente de fuego.Miles y millares le servían,centenares de miles lo atendían.Al iniciarse el juicio,los libros fueron abiertos.