31 Su roca no es como la nuestra.¡Aun nuestros enemigos lo reconocen!