8 A tal grado provocaste su enojo en Horeb, que estuvo a punto de destruirte.