20 No maldigas al rey ni con el pensamiento,ni en privado maldigas al rico,pues las aves del cielo pueden correr la voz.Tienen alas y pueden divulgarlo.