16 Y aunque es incontable la gente que sigue a los reyes,a muchos de los que vienen después tampoco quedan contentos con el sucesor. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!