18 No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu.