27 para presentársela a sí mismo como una iglesia radiante radiante, sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección, sino santa e intachable.