18 ¡El SEÑOR reina por siempre y para siempre!