12 No lo recibí ni lo aprendí de ningún ser humano, sino que me llegó por revelación de Jesucristo.