8 —El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios —le respondió Abraham.Y siguieron caminando juntos.