8 Pero José no quiso saber nada, sino que le contestó:—Mire, señora: mi patrón ya no tiene que preocuparse de nada en la casa, porque todo me lo ha confiado a mí.