19 —No tengan miedo —les contestó José—. ¿Puedo acaso tomar el lugar de Dios?