16 Al oírlo, se estremecieron mis entrañas;a su voz, me temblaron los labios;la carcoma me caló en los huesos,y se me aflojaron las piernas.Pero yo espero con pacienciael día en que la calamidadvendrá sobre la nación que nos invade.