10 porque el que entra en el reposo de Dios descansa también de sus obras, así como Dios descansó de las suyas.