7 Es indiscutible que la persona que bendice es superior a la que recibe la bendición.