15 Por segunda vez le insistió la voz:—Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro.