3 Un día, como a las tres de la tarde,a tuvo una visión. Vio claramente a un ángel de Dios que se le acercaba y le decía:—¡Cornelio!