20 Así la palabra del Señor crecía y se difundía con poder arrollador.