40 Y con muchas otras razones les exhortaba insistentemente:—¡Sálvense de esta generación perversa!