20 y cuando se derramaba la sangre de tu testigoa Esteban, ahí estaba yo, dando mi aprobación y cuidando la ropa de quienes lo mataban”.