10 Cuando el gobernador, con un gesto, le concedió la palabra, Pablo respondió:—Sé que desde hace muchos años usted ha sido juez de esta nación; así que de buena gana presento mi defensa.