4 Pedro, con Juan, mirándolo fijamente, le dijo:—¡Míranos!