25 tú, por medio del Espíritu Santo, dijiste en labios de nuestro padre David, tu siervo:»“¿Por qué se sublevan las nacionesy en vano conspiran los pueblos?