59 Mientras lo apedreaban, Esteban oraba.—Señor Jesús —decía—, recibe mi espíritu.