8 Quedan todos aterrados;dolores y angustias los atrapan:¡se retuercen de dolor,como si estuvieran de parto!Espantados, se miran unos a otros;¡tienen el rostro encendido!