8 Hasta los pinos y cedros del Líbanose burlan de ti y te dicen:«Desde que yaces tendido,nadie viene a derribarnos».