9 ¡Despierta, brazo del SEÑOR!¡Despierta y vístete de fuerza!Despierta, como en los días pasados,como en las generaciones de antaño.¿No fuiste tú el que despedazó a Rahab,el que traspasó a ese monstruo marino?