8 Entonces oí la voz del Señor que decía:—¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?Y respondí:—Aquí estoy. ¡Envíame a mí!