4 Ya no te llamarán «Abandonada»,ni a tu tierra la llamarán «Desolada»,sino que serás llamada «Mi deleite»;tu tierra se llamará «Mi esposa»;porque el SEÑOR se deleitará en ti,y tu tierra tendrá esposo.