23 En aquel día, allí donde hubo mil viñedos que costaban mil monedas de plataa cada uno, no quedarán más que zarzas y espinos,