8 No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte». Lo afirma el SEÑOR.