9 Luego extendió el SEÑOR la mano y, tocándome la boca, me dijo:«He puesto en tu boca mis palabras.