18 Si salgo al campo, veo los cuerposde los muertos a filo de espada;si entro en la ciudad, veo los estragosque el hambre ha producido.Tanto el profeta como el sacerdoteandan errantes en el país sin saber lo que hacen.”»