22 Aunque te laves con lejía,y te frotes con mucho jabón,ante mí seguirá presentela mancha de tu iniquidad—afirma el SEÑOR omnipotente—.