24 ¡Asna salvaje que tiras al monte!Cuando ardes en deseos, olfateas el viento;cuando estás en celo, no hay quien te detenga.Ningún macho que te busque tiene que fatigarse:cuando estás en celo, fácilmente te encuentra.