26 Miré, y la tierra fértil era un desierto;yacían en ruinas todas las ciudades,por la acción del SEÑOR,por causa de su ardiente ira.