4 Es tal tu enojo que te desgarras el alma;¡mas no por ti quedará desierta la tierra,ni se moverán de su lugar las rocas!