5 Mírenme, y queden asombrados;tápense la boca con la mano.