4 ¡Qué días aquellos, cuando yo estaba en mi apogeoy Dios bendecía mi casa con su íntima amistad!