23 Siempre he sido temeroso del castigo de Dios;¡ante su majestad no podría resistir!