44 El muerto salió, con vendas en las manos y en los pies, y el rostro cubierto con un sudario.—Quítenle las vendas y dejen que se vaya —les dijo Jesús.