23 El que me aborrece a mí, también aborrece a mi Padre.