9 Ruego por ellos. No ruego por el mundo, sino por los que me has dado, porque son tuyos.