14 Después de esto Jesús lo encontró en el templo y le dijo:—Mira, ya has quedado sano. No vuelvas a pecar, no sea que te ocurra algo peor.