22 Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo,