18 Yo soy testigo de mí mismo, y el Padre que me envió también da testimonio de mí.