38 —Creo, Señor —declaró el hombre.Y, postrándose, lo adoró.