39 Entonces Jesús dijo:—Yo he venido a este mundo para juzgarlo, para que los ciegos vean, y los que ven se queden ciegos.