3 Cuando estaban cerca de la casa de Micaías, reconocieron la voz del joven levita; así que entraron allí y le preguntaron:—¿Quién te trajo aquí? ¿Qué haces en este lugar? ¿Qué buscas aquí?