8 El SEÑOR se enfureció contra Israel a tal grado que los vendió a Cusán Risatayin, rey de Aram Najarayin,a a quien estuvieron sometidos durante ocho años.